martes, 10 de abril de 2012

RESPONSO DE SAN ANTONIO DE PADUA

El responso de San Antonio de Padua es una petición que antiguamente los pastores hacíamos a este santo para que nos protegiera el ganado de el depredador y tan temido. “El lobo”.

Yo comencé a  una temprana edad a ir a dormir con las ovejas al chiquero, tan solo tenía 12 años, y más bien creo que por  el miedo que me daba que por que me comiera las ovejas el lobo, pues intenté buscar esa milagrosa oración que yo muchas veces  había oído a los mayores  que protegía el ganado de las fieras y más concretamente de el lobo.

No sabía como  ni de que manera me podía hacer para aprender  esa oración o plegaria que yo confiaba en la tranquilidad que me daría al saber que si yo responsaba las ovejas iba a estar exento de que el lobo me viniera a visitar de noche, y poder acostarme  pensando que si tenía responsadas las  ovejas  esto serviría para que el depredador se alejara pasando desapercibido de mi de  mis ovejas.

Quizá fuera el lobo una de las cosas más temidas en cuanto al “miedo”, fruto este,  de los cuentos que desde niños nuestros mayores y abuelos nos contaban en reuniones familiares  al amor de la lumbre y sobre todo en los días de la matanza, que recuerdo que cuando nos contaban esto, podíamos pasar la noche sin dormir recordando lo que nos contaban.

En el “Astro” (pasillo) de mi casa  casi tocando al techo había una tabla que servía de estantería donde se guardaban algunos libros ahumados y viejos que  seguramente los antepasados habían traído de Cuba  o de Buenos Aires en  la emigración a esas tierras allá a finales de los años 1800.  Yo mientras mis padres no estaban en casa, y por miedo a ser reñido, pues aprovechando la ausencia me ponía a rebuscar  aquellos libros, que entre los cuales  había algunos religiosos o de misa, y en uno de ellos encontré el tan buscado responso de San Antonio de Padua, que yo guardé para escribir dicha plegaria en  la hoja de un cuaderno, y que para escribirlo recuerdo que  cogí la tinta en la escuela en un frasco lo más seguro que era de alguna inyección que casi eran los únicos que había en aquella época. Una vez escrito el responso lo guardaba en mi cabaña doblado entre las pajas para que no fuera descubierto por nadie.

Todas las noches al encerrar las ovejas en el chiquero y al tiempo de quedar amajadadas y tranquilas, en la oscuridad de la noche cunado todo estaba en silencio si apenas se oía  el canto de algún mochuelo en algún roble seco cercano, yo encendiendo una vela y a su frágil luz rezaba el responso a San Antonio. Por fin lo aprendí de memoria  y ya no me hacía falta leerlo ni la luz de la vela, lo que me hacía pasar la noche sin estar continuamente pensando en la visita de la temida fiera. Y como dice el refrán, que lo que pronto se aprende  tarde se olvida al día de hoy  y después de más de medio siglo aún hoy recuerdo.

Si buscas milagros, mira
muerte y horror desterrados,
miseria y demonio huidos,
leprosos y enfermos sanos.

El mar sosiega su ira
redímanse encarcelados
cuéntanlo los socorridos
díganlo los paduanos

El peligro se retira,
y se marchó sin cuidado
miembros y bienes perdidos
recobran mozos y ancianos

A ti te ofrezco mi oración
Antonio bendito y Santo
Y mi oración a ti llegue
donde halle favor y amparo

Señor oye mi oración
pues a ti te suplico y llamo
para que dignos así
de tus promesas seamos.
Amen.

No se si dio esto o no resultado, pero en los años que dormí en el chiquero, solamente en una ocasión el lobo me llevó una oveja, y cunado la comió volvió a buscar otra, pero ya no me cogió desprevenido. En otra ocasión lo vi que saltó al chiquero mientras las ovejas se refugiaban en una esquina, tampoco es esta ocasión lo deje que se llevara presa. Recuerdo que en otras dos ocasiones se salieron las ovejas del chiquero mientras dormía, y tanto una vez como la otra anduvieron las ovejas toda la noche sin rumbo, encontrándolas por la mañana bastante lejos del chiquero, pero  una vez más no faltaba ninguna.

Gúmaro. 10 de Abril de 2012

11 comentarios:

  1. si no me equivoco, las dos últimas estrofas no son así

    ResponderEliminar
  2. Anonimo






    Anónimo, posiblemente tu sepas una versión y yo sepa otra, eso no quiere decir que no sea así ya que estaríamos dando por buena tu versión sin saber cual de las dos es la buena.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Mira que me gusta tu blog, Gúmaro! creo que voy a aprender mucho sobre Aliste leyéndolo. Mi padre me dijo un día que si había hombres sabios en el mundo, esos eran los pastores. Te encontré esta mañana y tu blog me ha recordado muchísimo a nuestro periódico "Renacimiento" que no sé si conocías. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente @ fuy lector de Renacimiento, y te puedo añadir que conservo cada uno de los ejemplares, los cuales, si alguna vez me queda un minuto de tiempo releo.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Cuando en el pueblo se perdía un animal llamaban a mi abuelo para que hiciese el responso, tenía mucho de espiritual, embrujo.. al menos así yo lo veía. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¡Muchas gracias por recordarnos estas historias de Aliste!Yo he veraneado casi toda mi vida allí y de allí procedo (mitad de Aliste y mitad de Tábara), aunque ya nací en la provincia de Barcelona donde vivo en un pequeño pueblo.
    Estas anécdotas se las he escuchado a mis padres siempre que también iban con ganado cuando eran pequeños.
    Por otro lado me complace escuchar el Responso de San Antonio de Pádua. Es un tesoro que me enseñó mi abuela de Ferreruela de Tábara cuando era bien pequeña y aún conservo en mi mente. Una vez más, gracias por acercarnos de alguna manera a esas preciosas tierras zamoranas, a las que en más ocasiones que una o dos simples veces al año nos gustaría a más de uno visitar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo: Muchas gracias por dedicar unos minutos a ojear las las historias que os ofrezco casi todas ellas de una tierra muy querida para mi y que llevo muy dentro.
      Dicho esto, debo decirte que yo tambien vivo en un pueblo de la provincia de Barcelona, concretamente en Malgrat de Mar donde vivo hace más de cuarenta años, quizá seamos vecinos y ni siquiera lo sabemos.

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  7. buscaba el responso ,y mira, me encontre con un zamorano cotando anecdotas de los pueblos yo soy de un pueblo cercano pero de la provincia hermana de ZAMORA ,de la provincia de LEON ,Y todas esas leyendas tambien las vivi y cuando algun animal se perdia mi madre me mandaba a que fuera a casa de la sañora que se encargaba de echar los responsos , me alegro mucho de encontrarte en este sito , saludos de una LEONESA_BIZCAINA.

    ResponderEliminar
  8. Los más sabios y unidos al Dios creador de -Madre Natura-son los pastores, pescadores y labradores.Aman la tierra,la miman ,para que den buen fruto.Saben más que los ingenieros agrónomos las fases de la Luna,el comportamiento de las nubes,cuando se acercan las tormentas,son auténticos los sabios hombres del tiempo,del placer sensorial de toda árbol,frutales,flores silvestres ,conocen los acordes de las sinfonías celestiales de los pajarillos y cuidan todo ,porque lo viven ,lo aman.
    Yo creo en San Antonio y en la protección de sus responso.
    El buen hombre ,es un profeta,un sabio, con poderes otorgados por el CREADOR-EL HIJO-Y LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho encontrarme con esto, yo tambien soy devota de San Antonio de Padua, el responso me lo enseño mi maestra siendo yo muy pequeñita. Vivíamos en un molino que mi padre tenia en el rio, lejos del pueblo y entre otros ganados, teníamos gallinas que guardabamos por las noches, y recuerdo que algunas noches faltaba alguna gallina y mis hermanos me decían que le rezara el responso a San Antonio, y de verdad a la mañana siguiente allí estaba la gallina. Me savia dos, uno este (si buscas milagros, mira) y otro que empezaba,(San Antonio de Padua, que en Padua naciste).Pero que no me acuerdo del todo como seguía, me gustaría si alguien lo sabe poderlo leer. Una devota.

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho encontrarme con esto, yo tambien soy devota de San Antonio de Padua, el responso me lo enseñó mi maestra siendo yo muy pequeñita. Vivíamos en un molino que mi padre tenia en el rio, lejos del pueblo y entre otros ganados, teníamos gallinas que guardabamos por las noches, y recuerdo que algunas noches faltaba alguna gallina y mis hermanos me decían que le rezara el responso a San Antonio, y de verdad a la mañana siguiente allí estaba la gallina. Me savia dos, uno este (si buscas milagros, mira) y otro que empezaba,(San Antonio de Padua, que en Padua naciste).Pero que no me acuerdo del todo como seguía, me gustaría si alguien lo sabe poderlo leer. Una devota.

    ResponderEliminar